JUEZ MISOGINO Y PREPOTENTE EN PICHUCALCO

Pichucalco, Chiapas.- Diversas denuncias y quejas han manifestado varios abogados de la zona norte de Chiapas a raíz de la llegada del Juez Penal de Control, Rafael Flores Rodríguez, no solo por su actitud prepotente y soberbia con los litigantes, sino por su perfil misógino y discriminatorio en la impartición de justicia, sobre todo en su trato hacia las mujeres, no solo al interior del juzgado, sino también hacia las defensoras ya sea de las víctimas o de los acusados.

Esto quedó de manifiesto en el asunto de feminicidio cuya causa penal 23/2016 le tocó resolver al juez Flores y, en donde la Víctima fue Beatriz Hernández Jiménez, quien perdiera la vida a puñaladas.

El asesino Jorge L. P. quedó en libertad, esto a pesar de que la ofendida Diana Laura Hidalgo Hernández se presentó el día 16 de noviembre del 2017 ante el Ministerio Público y su asesora jurídico.

Después de una charla entre las personas mencionadas, el defensor público manifestó que el imputado solicitaba el procedimiento abreviado y aceptaba hacer la reparación del daño y que incluso como el imputado estaba bajo la medida cautelar de prisión preventiva, éste solicitaría al juez recluirse por decisión propia en la cárcel, es decir, aceptaba su delito.

Las partes solicitaron hablar con el juez Rafael Flores Rodríguez, donde manifestaron la propuesta del defensor público pero se toparon con pared, pues de manera prepotente y con voz altanera el juez contestó que no se podía hacer toda vez que “ya había pasado el término donde se podía hacer y que la Fiscalía y la Sala de los Magistrados estaban acostumbrados a hacer lo que se les diera la gana, que incluso en la sala no había personal capacitado para interpretar las leyes y que en este caso no se haría lo que le estaban pidiendo, que ese era su audiencia y su juzgado, que ahí se hacía lo que él quisiera” porque él era la autoridad, sin importarle el trabajo que tanto Rutilio Escandón como Manuel Velasco Coello, han venido haciendo en el tema de la equidad de género.

Los familiares se sienten indignados no sólo por la forma en que se resolvió, sino en el trato misógino y prepotente del juez. Manifestaron que no saben qué interés tenga el juez en que no se llegara al arreglo toda vez que el día 17 de noviembre a las 7 de la mañana fueron llamados para oír la sentencia y de manera inhumana habiendo elementos para sentenciar al imputado Jorge L. P. L. argumentó cosas que no tenían razón de ser con la audiencia, dando razonamientos subjetivos, que en ningún momento fueron expuesto en la audiencia,  sin importar el trato hacia el delito de feminicidio, dejando libre a una persona que puede cometer el delito con alguien más, sin tomar en cuenta que el imputado había aceptado el feminicidio y que pidió a través de un criterio propio apoyar para que no quedará impune.

Lo curioso del caso es la actitud del juez Rafael, quien se empeñó en menospreciar el trabajo de la Fiscalía y de la propia Sala de los Magistrados cuando los familiares no llegaron a oír ni a pedirle eso. El asunto está delicado porque la actitud de este juez ha sido reiterativa, al grado tal que muchos abogados se han quejado de su prepotencia, soberbia, misoginia y hacer comentarios despectivos, principalmente contra las mujeres y a servidores del Poder Judicial, sin importarle el rango, por lo que su actuación va en contra de todo el trabajo que ha venido desempeñando Rutilio Escandón Cadenas en la profesionalización y capacitación sobre los temas de derechos humanos y la equidad de género, pues dejó en libertad a un sujeto que mató a una mujer de 15 puñaladas y el cual aceptó su culpa y reparar el daño.

Abogados y familiares hacen un llamado a Rutilio Escandón para que atienda este problema, pues muchos se quejan que el juez en plena audiencia se preocupa más por hacer quedar mal a la Fiscalía, a los abogados y, en consecuencia a todo el sistema de Justicia Penal.