Comentando la noticia

Comentando la noticia

Alfonso Carbonell Chávez

 

Sociedad y gobierno: ecuación sin resolver

 

En Chiapas, algo está pasando al tiempo que todo parece indicar que no pasa nada. Y miren sin intenciones de filosofar, sí es menester, considero, el realizar una profunda reflexión sobre de qué tipo de sociedad estamos construyendo o en su caso, destruyéndola. En veces me plantó aquí mismo frente a mi PC sin entender ni atinar al menos no de manera cierta, sobre de qué escribir hoy si veo hacia atrás y apenas alcanzo a ver una ligera polvareda al ras de las botas de los poderosos, económica y políticamente hablando. Sí ¡imagínelo!, como si tratará de una caricatura que bien podría firmar Rius o alguno más contemporáneo como Helio o algún otro con su magistral talento. Bueno ni que decir de Alfaro tan cercano a nuestra realidad. Porque ahí está la razón de mi argumentación al detenerme y revisar sobre lo dicho o mejor ¡qué no se ha dicho! de la realidad nuestra de cada día que se resigna a ser vista desde las terrazas de palacio o los campanarios de las iglesias. Para ilustrar, déjeme solo enlistar en un ejercicio simple pero sin duda ejemplifico, de lo ya dicho y no presumo solo por mí y por algunos otros, sino más bien ¡por miles y miles en las calles y en las redes!; en la oficina, en los cafés y las cantinas y en todos los espacios públicos y privados, de cómo es que lo que casi todos podemos ver, unos claro con una mirada más dura pero no por ello reflejo fiel de ella; en tanto otros se han quedado en la argumentación vana y pueril incluso estacionada en el terreno de las descalificaciones vacuas y los señalamientos y juicios de valor sobre la vida personal de la clase gobernante. ¿Dé  qué si se vale o no? Es cuestión de enfoques y de principios. A este gobierno se le ha tratado hasta de ratero pero no hay, hasta hoy que se sepa y esa es la verdad histórica (¿?), quién o quiénes en sus arrebatos más estertóreos haya siquiera ¡ya no digo probado sus dichos sino siquiera de aportar sus pruebas! De si las autoridades de procuración e impartición de justicia responden a los intereses del propio gobierno, bueno entonces no será por esa vía que la justicia que se reclama en las redes y en algunos medios y sectores, llegue. Me queda claro.

 

Y si revisáramos más debajo de la figura del gobernante, encontraríamos incluso hasta verdaderas ¡citas célebres! que describen con detalles el  cómo, ya lo mismo en la secretaría de salud que la del campo; e igual en la de seguridad pública o que incluso la de la mujer y ello solo por ilustrar, algunos medios (insisto porque no son todos) han señalado no solo nombres y cargos de funcionarios corruptos, sino incluso han abonado dando a conocer el modus operandi y las millonarias cantidades que sus actividades  ilícitas les han dado en ganar. Ahora que si extendemos la mirada a la amplia geografía estatal, no hay presidente municipal que escape a este escaneo de dilapidación, injusticia e impunidad. Y mientras todo esto pasa frente a nuestras narices inodoras, el acervo de expedientes de corrupción cierta o falsa, permea en el descontento social de millones de chiapanecos que no atinan a entender que es lo que está pasando tras sus espaldas. Las palabras así, es de entender, se van gastando y su impacto se ve disminuido al no provocar que la piedra del desprecio gubernamental se mueva ni un ápice de dónde nos prodigan su mirada. Su desprecio. O parafraseando la columna periodística del buen Checo Melgar; nos gusta andar “con la piedra en el zapato”.

Bueno al menos quienes los tienen.

 

Y para ilustrar el entuerto de la doble realidad, déjenme les comparta las cabezas de algunas notas periodísticas que apenas ayer, lunes, se publicaron en algunos medios y redes: “Trabajadores despedidos  del SMAPA marcharán junto a burócratas”, “Chiapas debe más de 12,750 mdp, reconoce gobierno”, “Violencia en Chiapas costó  más de 50 mmdp en 2015”, “Marchan ciudadanos de Pichucalco; exigen seguridad”, “Transportistas concesionados confirman paro de transporte para el martes” (hoy) y así a diario pero no en todos los diarios se insiste, se muestran las inacciones gubernamentales, las confrontaciones entre ciudadanos y autoridades, las exigencias cotidianas de mayor seguridad y así hasta el finito infinito de nuestras desgracias y nuestras desesperanzas que no son más que gritos en el desierto. Sí en el desierto de la ingobernabilidad manifiesta. Mientras tanto en otros medios escritos y digitales, la nota principal era la foto y texto que consignaba las actividades del gobernador en este tenor: “No bajar los brazos ante las drogas; pide Velasco”. (Lo dijo en el marco de la realización de actividades deportivas y de hecho es su apuesta, más deportes menos drogas).  Insisto, dos mundos paralelos; el del gobierno y el de las urgencias cotidianas de millones de chiapanecos y sus problemas. La realidad, sigue siendo la incógnita a despejar en esta compleja ecuación de sociedad y gobierno. Me queda claro.

 

Ya de salida

 

Bueno el drama y la tragedia para los mexicanos no acaba y parece no tener fin. Porque cuando no son los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa aún sin resolver, el volcán Popocatépetl hace ensayos de erupción; o la contingencia ambiental ahoga, literalmente, a los habitantes de la nueva CDMEX y en la refinería de Pajaritos en Coatza, Ver, una explosión ya ha causado la muerte de al menos 32 personas según información de ayer. Y bueno las balaceras apenas la noche del domingo en el puerto de Acapulco, Guerrero, con saldo de al menos un muerto varios heridos y una sicosis generalizada para lugareños y turistas. ¡Y ahí nos vamos! Dice la canción de José Alfredo, revolcándonos en nuestras miserias como país; unas desgracias, ciertamente, provocadas por la naturaleza pero las más, por la mano del hombre. La incapacidad e ineficiencia del gobierno federal cuando no verdaderos actores de actos de corrupción y cómplices principales de verdaderos actos de barbarie, han llevado al presidente Peña Nieto y así lo demuestran las más recientes encuestas de “popularidad”, a la más severa crisis de confiabilidad con un 66 por ciento de desaprobación de su gestión,  sumergido en la peor crisis en lo que va de su gobierno. Así, pus ni cómo ayudarle. Las repercusiones las vivimos a diario aquí en Chiapas y en todo el país…// En  el terreno de lo local y más terrenal, está el tema del posible paro el día de hoy de un importante número de transportistas concesionados y agrupados en la Fecootrach (creo así se llama) con lo que hoy, otro uno, los capitalinos con todo y fiesta del Santo Patrono San Marcos, nos veremos sometidos a la falta de transporte y la alteración de nuestras vidas en lo laboral, comercial, educativo y de salud. Y todo porque con este “amiguito” que despacha en la secretaría del transporte, la verdad, como diría la Alicia Villarreal en rasposa canción: “le quedó grande la yegua”. Sin palabras…// Me queda claro. Salu2.