EVIDENCIAN NIDO DE ‘RATAS’ DE LA 4T EN EL INSTITUTO PARA DEVOLVER AL PUEBLO LO ROBADO

 

  • Jaime Cárdenas renuncia al Indep y acusa que al interior del organismo hay una mafia que lleva a cabo mutilación de joyas e irregularidades administrativas en procesos de valuación
  • Además, manipulan sistemas informáticos y tecnológicos para beneficiar a unas cuantas personas en la realización de subastas electrónicas

 

Por Pedro Pablo Jaramillo/Ciudad de México.- Un hilo más de corrupción en el gobierno de la cuarta transformación fue evidenciada con la renuncia de Jaime Cárdenas en el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), al señalar que al interior del organismo hay una mafia que viene cometiendo actos de corrupción como mutilación de joyas, irregularidades administrativas en procesos de valuación y falta de recursos para cumplir con compromisos de pago.

En la misiva que entregó al presidente Andrés Manuel López Obrador,  expone los motivos de su salida,  y explica que durante su gestión descubrió que existía manipulación de sistemas informáticos y tecnológicos para beneficiar a unas cuantas personas en la realización de subastas electrónicas.

Agregó que está pendiente de conciliar la transferencia de los 2 mil millones de pesos que en febrero se remitieron desde la Fiscalía General de la República (FGR) al Indep, pues “hasta la fecha esos recursos están invertidos, generan intereses y no han sido utilizados”.

NO LA LLEVABA BIEN

Sin embargo, en entrevista con medios, el extitular del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, Jaime Cárdenas Gracia, declaró que su salida de la dependencia fue, en parte, porque sus opiniones no caían bien en el gobierno federal.

“Yo exponía dudas, puntos de vista, tanto a los colaboradores cercanos al presidente como al presidente mismo. Creo que esas dudas o comentarios que yo hacía no siempre gustaban”, dijo.

NO QUISO LIMPIAR: AMLO

En respuesta a la sonada renuncia, desde Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que Jaime Cárdenas no quiso contribuir con la transformación.

“Limpiar era lo que tenía que hacer, pero no le entró. Ayer hablábamos de que para ser servidor público se requieren ganas, es una transformación. No es un día de campo, no son tamalitos de chipilín”, puntualizó el mandatario en la conferencia mañanera.