ADÁN AUGUSTO TRAICIONA A LOS TABASQUEÑOS; ABANDONA A MILES DE FAMILIAS EN PLENA CRISIS POR EL COVID 19

 

  • Su estrategia fue refugiarse en casa para no contagiarse de la enfermedad que sus fifis le trajeron a los tabasqueños por no cerrar las fronteras. Gobernador mitómano, qué cinismo
  • Una persona sexagenaria cómo él, hipertenso, diabético, además con coronavirus, no sale tan fresco a decir esa sarta de ofensas a su pueblo que clama ayuda a su gobierno inútil y falso
  • Sé ve que para él y sus funcionarios si hay buena medicina y presupuestos para salvarlos, el pueblo que se muera de hambre y de pandemia
  • Argumenta que primero la salud y que luego coman, pero “no salgan de sus casas”
  • Llama llorones a gobernadores que aseguran que no tienen recursos para atender pandemia del Covid 19
  • Recrimina a empresarios por exigir un plan económico de auxilio
  • Sobre condonación de servicios, como CFE, dice que todo a su tiempo
  • No descarta endeudar al estado para enfrentar el escenario que se presenta luego de que Hacienda anunciará que habrán recortes al presupuesto de los estados
  • El gobierno morenista a la espera de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador le solucione los problemas

 

Por Pedro Pablo Jaramillo/Villahermosa, Tab.- En plena emergencia por el Covid 19, el gobernador morenista Adán Augusto López Hernández traiciona a los tabasqueños, a quienes abandona a su suerte para que se defiendan como puedan en medio de la crisis económica que se vive ya en la entidad a consecuencia de la cuarentena.

Mientras que los más de 80 mil burócratas estatales y municipales, al igual que los federales, y los funcionarios de todos los niveles, tienen asegurados sus salarios quincena con quincena, porque el gobierno si tiene suficientes recursos para ellos, pero no para miles de trabajadores que se quedaron sin empleos y sin poder llevar un bocado de alimento a sus familias.

De ese tamaño el cinismo del mandatario enfermó de Covid, cuando los sectores productivos y fuerzas partidistas han pedido políticas claras y contundentes para enfrentar la doble crisis provocada por la pandemia: la sanitaria y económica.

Durante una entrevista en un programa de radio local que le ha servido de vocero antes y durante la campaña electoral y ahora como gobierno, manifestó que la salud de los tabasqueños es prioridad y por ello, es necesario ‘quedarnos en casa’ para mantener a raya al coronavirus.

Dijo que el sector salud está dotado de todos los equipos necesarios para enfrentar la emergencia, no obstante es necesario del acompañamiento de la sociedad.

Sin embargo, en su larga arenga criticó a los pequeños empresarios que han pedido respaldo del gobierno ser exentados de algunos impuestos, al calificarlos como fuera de tiempo e incluso ridículos.

Calificó de llorones a algunos gobernadores del país que dicen que no tienen recursos para enfrentar la pandemia, al considerar que su gobierno tiene ahorros suficientes para hacerlo.

Mientras que en otros estados se lanzan extensos programas de rescate económico, en Tabasco, el gobernador afirma que  ‘primero la salud’ y que después verán lo que sigue.

Es decir, mientras cientos de empleados que se han quedado sin ingresos, porque son los del día al día, tendrán que esperar más de 20 días –lo que resta de la cuarentena- para poder llevar alimento a sus familias, él y su familia ‘fifi’ tiene asegurado el ‘bocado de comida’, fina como debe ser en quienes desde siempre han vivido del presupuesto público.

En otras entidades, los gobiernos estatal y municipales, han tomado la opción de repartir despensas a esas familias de escasos recursos, y otros, darán un seguro de desempleo por lo que dure la emergencia. Cuando menos hacen el esfuerzo.

En su mensaje, no hubo solidaridad para el taxista, para el vendedor ambulante, para el vendedor de aguas, para el vendedor de pan, para el vendedor de helados, para el vendedor de paletas, para el vendedor de tacos, ni para la madre de Juan que no puede ofertar sus productos del campo o para Félix que son sus propinas compra la leche para su pequeño.

Peor aún, para los micros y pequeños empresarios, prestadores de servicios y sectores productivos, no hubo nada. De ese tamaño la traición a su pueblo.

Se vio eso sí, a un gobernador arrogante, autoritario y prepotente ante los señalamientos de la sociedad que no comparten su ‘optimismo’, al calificarla de insensible y politiquería barata a los dirigentes o representantes populares que han demandado mayor esfuerzo del gobierno; y a la prensa que no sigue su circo, la llamó ‘chayotera’.

Ante el recorte que pronostica Hacienda en el presupuesto destinado a los estados, dijo que no descarta solicitar otro empréstito.

Sobre el no pago de aguinaldo este año y el recorte al salario de los funcionarios estatales, dijo que se estudiara, rechazando con ello el programa de austeridad que su jefe político Andrés Manuel López Obrador marcó en el ámbito federal. De por si hay un distanciamiento entre AMLO y el notario con licencia, desde lo que pasó en Macuspana.