NÚÑEZ, HERENCIA MALDITA DEL ‘PEJE’; AHORA QUIERE IMPONER A ADÁN

  • En 2012 convocó a votar por el más ‘honesto’ de los políticos para que gobernará a Tabasco, y hoy el estado padece la peor de las tragedias, superando a la gran inundación de 2007
  • Ahora, como dueño de Morena, pide el apoyo para Adán Augusto, otro testaferro que seguirá hundiendo al estado dado su pasado priísta y deshonesto

 

Por Pedro Pablo Jaramillo/Villahermosa, Tab.- Cinco años cuatro meses le han bastado a Arturo Núñez Jiménez para destrozar a Tabasco. Hundirlo en la peor de las miserias y quebrarlo financieramente.

Una herencia maldita que Andrés Manuel López Obrador dejó a los tabasqueños, cuando aquel 4 de junio de 2012, cuando él también buscaba la Presidencia de la República por segunda ocasión, convocó a votar por el expriísta, convertido de la noche a la mañana en perredista, Arturo Núñez, por considerarlo un ‘candidato extraordinario’, hombre honesto y con experiencia en la administración pública.

El ‘Peje’, quien hoy ya en Morena, es por tercera ocasión candidato a la Presidencia de la República, y que ha convertido a ese partido en el patio de desechos de otros partidos, dijo en aquella ocasión: Me da mucho gusto que en su momento y de conformidad con la ley, el senador Arturo Núñez Jiménez sea el precandidato de la izquierda tabasqueña para los comicios estatales del 2012, porque con él vamos a tener una buena representación.

Con tal inspiración, los seguidores del perredismo dieron su apoyo en las elecciones de octubre al expriísta, quien dejó en el camino en aquel entonces a su compañero Adán Augusto López Hernández. El compromiso, según los enterados, es que a éste le tocaba en 2018 ser el candidato.

 

De esa forma, el ‘Peje’ impuso a un ‘delfín’ para manejarlo a su modo, una ‘herencia maldita’, que le sirviera a sus intereses mezquinos después de que perdió por segunda ocasión la Presidencia de la República.

 

Así llegó un gobernador frustrado y con alto grado de rencor contra los priistas que en el pasado le cerraron las puertas para que fuera candidato al gobierno, porque lo consideraban inepto para servir a los tabasqueños. No se equivocaban.

 

En el arranque de su gobierno, denunció un desfalco ‘millonario´ de la administración saliente de Andrés Granier Melo, su compadre por cierto, persecución que se convirtió en una ‘cacería de brujas’, a la fecha la mayoría de los funcionarios que fueron inculpados, han recuperado su libertad. Andrés Granier Melo se encuentra preso en la Ciudad de México por delitos del fuero federal. En el terreno local ha ido ganando los procesos que el gobierno nuñizta le ha abierto,  teniendo como brazo ejecutor al Fiscal Fernando Valenzuela Pernas.

La situación del estado es quiebra financiera. En plena campaña electoral, Núñez no sabe qué hacer y se cobija hoy en día en que es Presidente de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago), desde la cual ruega al Presidente Enrique Peña le salve del marasmo en que se encuentra, cuando el aún jefe de la nación está más preocupado por cuidarse las espaldas al término de su gobierno.

Inseguridad, pobreza, desempleo, feminicidios, el gobierno de Arturo Núñez ha superado la peor tragedia que jamás allá tenido Tabasco, la inundación del 2007, gracias a López Obrador, que hoy vuelve por sus  fueros para heredar el poder a Adán Augusto López Hernández, a quien hizo candidato de Morena a chaleco.

Adán López Hernández, según ha dado cuenta la prensa local en su momento, hijo de Payambé López Falconi, es el delfín de López Obrador para el gobierno de Tabasco. Su pasado es priista; fue uña y mugre del hoy candidato a senador Manuel Andrade. Luego estuvo en la antesala de ser gobernador interino, pero Madrazo lo sacó de la jugada por su torpeza, inoperancia y traición –siempre acostumbrado a ello-, porque está acostumbrado a ello. Fue, eso sí, enriquecido subsecretario de Gobierno y manejó a su antojo millonarios recursos para indemnizar a afectados por las actividades petroleras.

Es de dominio público que él es quien ha financiado gran parte de la carrera de Obrador. También está registrado que es quien llevó a Walter Herrera a la alcaldía de Huimanguillo a sabiendas de sus lazos criminales y que fuera el primer “Abarca” del perredismo, aunque asesinado por narcos adversarios. Fue el primer senador de Morena, después de dejar el  PRD,  y es hermano de la ex Rosalinda López, esposa de Rutilio Escandón, candidato de Morena a la gubernatura de Chiapas. Como Chabelo, todo en familia.

Adán Augusto, siguiendo las instrucciones de su siempre jefe, en 2012 apoyo con todo a Arturo Núñez, porque  representaba la facción que echaría  de la Quinta Grijalva al PRI.  Lo logró, porque se dice que el CEN del PRI negoció que fuera Chucho Alí  su candidato en Tabasco, con el fin de que perdiera, lo cual ocurrió finalmente.

OTRA HERENCIA MALDITA

Con todo y que habían otros prospectos para que compitieran por la candidatura de Morena a la gubernatura, López Obrador cerró toda puerta a que eso ocurriera, pues su delfín llevaba preferencia y como dueño de Morena así lo hizo saber.

Para tal efecto, la Comisión de Procesos sólo aceptó el registro de dos precandidatos, la de Adán y Tomás Fernández Torrano, que sirvió, de acuerdo a la ley, para hacer precampaña por todo el estado, y por pura casualidad en los boletines solo se colocaba el mensaje del delfín de Obrador.

Finalmente todo se consagró en la capital del país, cuando el esquirol de la precampaña, Tomás Fernández, declinó y alzaron la mano a Adán.

Desde la ciudad de México, a finales de marzo, el candidato a la presidencia de la República de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, Andrés Manuel López Obrador, difundió en redes el encuentro que sostuvo con los nueve candidatos a  gobernadores y a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, entre ellos por supuesto Adán Augusto.

“Amigas, amigos, es un timbre de orgullo presentar a la ciudadanía, al pueblo de México, a nuestros candidatos a gobernador y a nuestra candidata a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México”, dijo, escueto, López Obrador.

Y como todo gana gracia, Adán arrancó su campaña en Tepetitán, Macuspana, pueblo donde nació el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, y del que por cierto no se ha acordado para apoyar a ese pueblo sumergido en la miseria por los gobiernos de izquierda.

“Vamos a recuperar la seguridad de los tabasqueños, a que ya no se sientan prisioneros en sus casas y en sus calles. En seis meses se verá cómo se gobierna y recupera la seguridad. Vamos a dignificar a nuestros policías, que se recupere la confianza y no haya más policías de seis mil pesos de sueldo que no tienen prestaciones. Vamos a generar las condiciones para que los inversionistas confíen en Tabasco y generen los empleos que tanto se necesitan”, dijo en el evento, al que acudió el Jr. de Obrador, Gonzalo López Beltrán.

De esa forma, López Obrador, entre otras señales, quiere heredar a un expriísta, de su misma extirpe, al gobierno de Tabasco, así como lo hizo con Núñez, quien es el peor gobernador a nivel nacional, según los indicadores en la materia.

¿HAY PACTO NÚÑEZ-OBRADOR?

Es conocido que cuando Obrador impuso a Núñez en la candidatura, por encima de Adán y Oscar Cantón –que hoy le besa la mano a los Madrazo, que siempre obstaculizaron su carrera política- se hicieron acuerdos para que el hoy candidato de Morena, fuera el sucesor en la gubernatura.

En principio, en la campaña intermedia de 2015, Obrador arremetió contra el actual gobernador al acusarlo de haber actuado como “mapache electoral” en los comicios por utilizar recursos públicos para favorecer al PRD.

Manifestó que como en los viejos tiempos de los priistas de Roberto Madrazo, Manuel Andrade y Andrés Granier, el gobierno del estado utilizó recursos públicos y operó la compra de votos, traficando con la pobreza de la gente.

También dijo que toda la vida ha luchado por elecciones y voto libre, sin embargo, Arturo Núñez en vez de promover la democracia, se alió con el presidente Enrique Peña, Luis Videgaray, Emilio Chuayffet y hasta con el Partido Verde Ecologista para “aplastar” a Morena.

Sin embargo, ojo, ojo, mucho ojo, aclaró que aunque no tiene trato ni relación con el mandatario perredista, su postura no significa un rompimiento, tal vez porque el hijo de “Don” Arturo, Nestor Núñez López, es candidato de Morena a la alcaldía de la Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, impuesto por Ricardo Monreal, uno de los asesores principales de López Obrador.

Para darse una idea de la tenebra política, Adán Augusto, sintiéndose ya gobernador, y ante ataques recibidos, declaró “No creo que el gobierno del estado que tiene tantas ocupaciones o preocupaciones en este momento esté metido en eso, incluso personalizado te lo diría que yo le creo al gobernador cuando dice que no va a intervenir en el proceso electoral, yo creo que debemos de actuar con serenidad, a mí no me costaría nada que me calentara como dicen, yo estoy tranquilo con mi conciencia, tranquilo conmigo mismo, pensando muy bien qué es lo que vamos a hacer”.

Y Adán remata, al lanzar un mensaje de amnistía a Núñez si gana la gubernatura. “No perseguiré a Núñez”.

Sin embargo, Núñez ha acorralado al candidato de su partido Gerardo Gaudiano Rovirosa, nieto del exgobernador Leandro Rovirosa Wade, luego de que su delfín José Antonio de la Vega Asmitia no ganará la postulación por el PRD.

Se dice, que ya han sostenido hasta dos reuniones, y han acordado que se apoyarán mutuamente para que se cuiden las espaldas, sin embargo el abanderado del PRD-PAN-MC, ha tomado la decisión de incluso guardar santa distancia con Núñez, por los peores indicadores que mantiene el mandatario impuesto por Obrador.

Hasta en los anuncios publicitarios, el color de fondo es rosa, según en homenaje a las mujeres, minimizando los colores de los partidos que lo postulan.

Según ha trascendido, la negociación de Gaudiano, quien lo persigue el Grupo Cancún, donde su hermano Cristóbal es investigado por el saqueo a Quintana Roo, es que se le pague a los proveedores y a los medios de comunicación –a estos les adeudan tres meses de publicidad-, sin embargo no ha habido una respuesta clara, derivado que las finanzas que maneja Amet Ramos Troconis está en quiebra.

Pero también Núñez, coquetea con la candidata del PRI, Georgina Trujillo Zentella, pues es nada menos que la hija del exgobernador Mario Trujillo García, en cuyo gobierno fue su secretario particular, y según él mismo mandatario, tiene muchos afectos por la ‘chela’, además la hermana de ésta, Graciela Trujillo, esposa del magnate Ignacio Cobos –gente cercana al hombre más millonario de México, Carlos Slim- es la Delegada de la Cruz Roja en Tabasco, propuesta de Núñez, para sacar de ese cargo, en su tiempo a Mario Bustillos, quien por mucho tiempo fue secretario particular de Óscar Cantón, cargo que hoy ostenta con Gerardo Gaudiano.

Así las cosas en el edén, donde los demás candidatos solo juegan como comparsas en este proceso para ver que cachan, a decir, Oscar Cantón Zetina –amigo de Núñez- y que quiso ser candidato independiente pero lo cacharon en la movida manipulando firmas, un tramposo en toda la extensión de la palabra, que hoy es abanderado por el PVEM, regenteado por Federico Madrazo, hijo de Roberto Madrazo, que en su tiempo obstaculizó la carrera del hermano del magnate del periodismo en Tabasco, Miguel Cantón Zetina, que por cierto no le ha pagado a sus empleados, porque también le debe el gobierno, y envió a amenazar a sus trabajadores con correrlos e incluso meterlos a la cárcel si boicoteaban la circulación del diario.

Todavía faltan dos meses de campaña y Tabasco sigue en quiebra total, con una inseguridad galopante y desempleo al por mayor. El edén está en quiebra, y nadie dice ‘vamos a poner parte del dinero de nuestra campaña para rescatarlo’.

Manuel Paz, del Panal y el ‘independiente’ Jesús Alí, son más de lo mismo.

Usted opina.