Comentario Zeta: Siniestro y cruel Carlos Morales por lanzar campañas “Mata chuchos”

Compartir en redes...

Comentario Zeta

Por Carlos Z. Cadena

Siniestro y cruel  Carlos Morales por lanzar campañas   “Mata chuchos”

De siniestro, cruel e inhumano, ha sido acusado la  actitud ruin del Presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez, Carlos Morales Vázquez de ordenar la matanza de perros callejeros por toda la ciudad  capital. Dicen que los que escucharon la orden fue la de lanzar un exterminio y aniquilación total en contra de los perros callejeros, lo que evidentemente ha generado preocupación entre la ciudadanía, que consideran este tipo de actos, como inhumano, cruel y siniestro. Un Hitler de pacotilla de exterminio absoluto en contra de los caninos.

Cuando en otros lugares del país,  lo primero que se lleva a cabo es buscar legislar sobre este escenario de perros callejeros,   imponer multas a las personas que abandonen  a sus animales, lanzar campañas de esterilización gratuita. Los expertos en el mundo han advertido, que la matanza de perros como metido de control  de cualquier población, solamente aumenta el número de esa población a mediano plazo. Además de inútil,   ineficaz e ineficiente, esta medida la reconocen como cruel, antiética y sobre todo, innecesaria. Todo ello lo transforma en un asesinato masivo.

Si hoy existe superpoblación canina es porque en el pasado inmediato, no se cumplió con campañas de esterilización masiva. La eutanasia masiva jamás puede ser el método de control. El crecimiento demográfico de la población canina es geométrico, y la eutanasia plantea un control aritmético, no controla un progreso geométrico.   Por eso esta orden desde Tuxtla Gutiérrez, altera también la buena disposición del Presidente López Obrador, que ha proclamado varias veces, la vivencia de los animales, llámense como se llamen.

En Asia, en Indonesia, son los únicos lugares en el mundo,  donde los perros callejeros  están sujetos a métodos crueles y brutales de captura, transporte y matanza, y el inmenso sufrimiento y temor que deben soportar es desgarrador y absolutamente impactante porque los usan para comer y vender en los restaurantes y mercados públicos.  O al menos que el alcalde Tuxtleco Carlos Morales le haya entrado el espíritu “indonesio”, y pretenda comercializar a estos caninos que  ha amenazado de exterminio de muerte en Tuxtla Gutiérrez.

La sociedad Tuxtleca  está en su derecho de pedir que se pare esta cruel acción y se  busque una solución humanitaria en calidad de urgente, y se pida la colaboración de Asociaciones Protectoras de Animales para crear programas educativos, así como, de esterilización y adopción. Urge en la capital de Chiapas, una  cruzada por la cultura, la conciencia y la compasión de estos animales.

No a la matanza de perros en Tuxtla Gutiérrez.

Por lo pronto, el activista Tuxtleco Jorge Padilla Valdivia dejó en claro el repudio absoluto a la resolución de dictaminar que los perros asilvestrados o callejeros de la ciudad sean considerados plaga en Tuxtla y advirtió: “Al declarar a los animales callejeros como plaga no están apuntando a la solución, sino a perpetuar la problemática, ya que está demostrado a nivel mundial que la matanza de animales no soluciona la superpoblación que aqueja la capital”.

Dijo   Padilla, que necesitamos usar la inteligencia contra decisiones que generen violencia aun en contra de los animales callejeros, y se pronunció en contra de la determinación del ayuntamiento capitalino, que dio luz verde a la matanza de perros callejeros. Dijo que en las comunidades indígenas de la entidad, éstos son considerados como parte de la familia, toda vez que sirven para la cacería o bien como un compañero. “La verdad amigos, muchas veces un perro te cuida más que cualquier guardaespaldas, que tu propia familia”, agregó. En fin.

Diputados locales ratifican por un año más a Bonilla Hidalgo y Marcelo Toledo.

Tal como se advirtió en este espacio, fueron ratificados , en el Congreso de Chiapas, la Presidenta de la Mesa Directiva Rosa Elisabeth Bonilla Hidalgo, y el Presidente de la Junta de Coordinación Política Marcelo Toledo, a los cuales sus compañeros de bancada -36 de 40-  en un escenario eminentemente democrático votaron a su favor para que siguieran ocupando otro año más esas encomiendas públicas que arrancaron del 1 de octubre y que culminara hasta el 30 de septiembre del 2020, esto como parte del Primer Periodo Ordinario de Sesiones del Segundo Año de Ejercicio  de la LXVII Legislatura.

Fue una aprobación casi total de sus compañeros de las diversas corrientes y parlamentos  representadas a su trabajo realizado durante su gestión, dado los ingredientes personales de ambos legisladores locales, que aparte de conocimiento,  eficacia y energía, mostraron una enorme labor legislativa sin precedentes, que motivo,  esta continuidad que no está peleado con la ley local del poder legislativo.

Esta continuación que algunos llamaron reelección, es válida y legitima, porque hubo comentarios de gente que no tiene nada que ver con el Congreso de Chiapas, en el sentido que se debería de imitar a lo que sucedió con el diputado federal Porfirio Muñoz Ledo en el Congreso Federal,  cuando el fenómeno es totalmente diferente. Fueron más de 150 legisladores federales que le pidieron a Muñoz Ledo, que siguiera al frente del Congreso federal, a pesar de que les había “mentado la madre” un día antes a los representantes populares, pero el sostuvo que su tiempo había concluido, anunciando su retiro que era obvio por su edad y problemas de enfermedad.

En Chiapas, aparte de que no está prohibido la ratificación o reelección, se engrandece el escenario porque fueron los propios legisladores chiapanecos quienes certificaron  y refrendaron que era el tiempo para que ambos diputados locales siguieran al frente de su responsabilidad como un  acto fraterno y de unidad en favor del quehacer de la legislación chiapaneca.  Así de simple.

El acta de nacimiento del niño del Congo, bajo sospecha pública.

El caso del acta de nacimiento que expidió el Oficial Mayor del Registro Civil Carlos Tapia, allá en Tapachula, en favor del niño de color  de padres del Congo, de nombre Andrés Manuel López Obrador,  (El mismo nombre del Presidente de México), podría traer a futuro  consecuencias  legales muy graves.  Porque se violentó y se puso en riesgo, el derecho humano a la identidad, y a la libre personalidad. Al menos debió de haber habido un traductor que debió de transcribir al reverso del acta de nacimiento con la traducción correspondiente de la lengua en español,  y la lengua de los padres que hablan en el Congo.

Fue una acción de un niño que no puede decidir, defenderse,  mucho menos hacer un juicio, porque fue un acto más de politiquería  y de interés de un grupo de africanos y azuzados por vivales que se han dedicado a extorsionar a los africanos, antes lo hicieron con los cubanos y mucho antes con los centroamericanos.

El problema es que el Oficial Mayor del Registro Civil,  famoso por ser el regidor “Juanita”,  que manejo la administración pasada del gobierno municipal de Metapa, cuando su  madre estuvo al frente del gobierno,  cuando le dijeron que podría ser objeto de una denuncia penal por el hecho, inmediatamente le echó la culpa a un padrino político de la Secretaria de Gobierno de Chiapas.

En México ya existe un juicio de rectificación de acta de nacimiento,  cuando los nombres son descalificativos, insultativos, vergonzosos, insidiosos y ofensivos.

Compartir en redes...