Comentando la noticia

Comentando la noticia

Por Alfonso Carbonell Chávez

 Tres años de infamias

 

Sí hoy, cuando usted esté leyendo estas líneas, la historia de oprobios, corrupción e infamias cometidos por parte de un grueso de alcaldes de la entidad, con el fin de sus mandatos, quedarán consumadas. Y hablo así en plural porque todos sabemos que así ha sido. Bastaría con revisar precisamente la historia hemerográfica de Chiapas estos últimos tres años, para corroborar el dicho. Lo hecho. (¿?) Pero no es el quid del asunto enumerar la larga lista de acciones que bien caen en los supuestos de corrupción, como tampoco enlistar por apelativos a quiénes los cometieron en cada demarcación municipal ya que estimo, nadie saldría del pantano sin mancha en el plumaje. Aquí el hecho y grave por donde se le quiera ver, es que las voces ciudadanas que se han alzado en el camino e incluso como lo señalaba ya, hartamente replicadas en los medios de comunicación, la verdad, al menos por parte de las autoridades encargadas de vigilar y velar por el buen ejercicio de los recursos públicos, díganme si miento, hasta hoy no hay un caso que nos diga que esas voces y denuncias hayan encontrado asidero en la justicia institucional. Lejos de eso a cada denuncia pública pareciera conviertirse en el mayor insumo de ciertas autoridades para, de menos,  extorsionar por esos mismos hechos denunciados por la ciudadanía a los alcaldes. ¿O no OFSCE? Es pregunta no se esponjen.

 

Pero decía, hoy se habrán de cumplir los tres años de mandato constitucional, mandato inacabado y permisible para ejercer el chapulineo. Qué y espero compartamos la visión, debe ser legislado porque resulta una burla a la ciudadanía a la que venden la idea de ejercer su mandato “constitucional” por tres años y normalmente es incumplida por uno o por decenas. Pal’ caso es lo mismo. Y ello no exclusivo de los alcaldes, no. También y con mayor frecuencia, en las y los diputados locales que usan descaradamente y sin respeto alguno de sus votantes, el encargo para saltar a secretarias de estado y/o diputaciones federales y presidencias municipales. Un verdadero circo de pulgas. Pero decíamos respecto a los alcaldes, que esos ¡sí que manejan millonarios recursos!, por ello la lucha por ser, aunque sea, regidor cuarto suplente de Tzimol (con respeto dicho). Porque como lo he advertido en esta columna y lo he hecho en son de pregunta de si; ¿estará tan buena la chuleta en los municipios que hasta se matan por regirlos? Y miren el ejemplo más claro y próximo (no de muerte aclaro) es; cuando los actuales alcaldes tomaron posesión de los bienes, perdón de sus encargos en los 122 municipios en la entidad el 1 de enero del 2013 y no habían pasado ni tres meses ¡menos!, cuando 71 alcaldes fueron al congreso del estado a manifestar que se encontraban en franca quiebra financiera. Adujeron que los salientes lejos de dejarles dinero en las arcas municipales, lo que encontraron fueron deudas millonarias  con medio mundo entre ellos sus propios empleados.

 

El grito entonces fue casi unánime por parte de los quejosos; que los alcaldes que se fueron se fueron con todo. Hasta con el papel de baño jalaron que hasta les pusieron los “popis” (por el perrito del comercial. Je). También recuerdo y recordarán amables lectores, que hasta el gobierno del estado se valió de “un su” vocero oficioso que derramaba (¡derrama!) ¡Tinta de a maíz!, para aconsejarle al gobernador Velasco que los metiera a la cárcel a todos empezando por “el colocho” que se fue. La decisión salomónica del Güero Lek (dixit tintero) fue decretar abrocharse más el cinturón y estableció un plan de austeridad recortando en principio los salarios de la alta burocracia. Recorte que la verdad, “desniéguemelo” (dixit Arcadio Acevedo), jamás supimos cómo se instrumentó y dichos ahorros, en qué se aplicaron. En fin. Pero volviendo al entuerto, la cosa es que a estas alturas del sexenio y fin del trienio municipal, las finanzas de los municipios están peor que ayer. Ahora me pregunto; ¿las autoridades respectivas que se entiende les dan seguimiento y supervisión al ejercicio presupuestal de los municipios están conformes con lo hasta ahora informado? Digo y si es que les han informado. O tendremos que esperar a que el escarnio público se manifieste de nuevo para que actúen en consecuencia. O de plano esperar a que las y los diputados de la entrante LXVI legislatura se sienten en sus mullidas curules para escuchar el lamentable chillido de los alcaldes entrantes gimiendo que los dejaron sin paga y con deudas. Lo que me recuerda al expresidente José López Portillo cuando llorando exclamó; ¡Ya nos saquearon… no nos volverán a saquear! ¿Y?… (Sin palabras)

 

Pero decía, no es menester referirme a la pléyade de alcaldes y alcaldesas (recurro a la paridad de género) que durante estos tres últimos años han dado cuenta y fe de las desesperanzas acumuladas y acrecentadas de sus gobernados, empezando que el solo enlistarlos me consumiría el breve espacio en que desde mañana ya no estarán. Pero sí y solo a manera de ejemplo ¡y qué ejemplo!, cito el caso de la capital -sin interés- Tuxtla Gutiérrez y su alcalde Samuel Toledo Córdova Toledo. Sí este alcalde que entrara con calzador a gobernarnos y que hasta hoy fue el clásico ejemplo de lo que es estar apestado ante un gobierno estatal. Nada justifica su estulticia y claudicación a ejercer su mandato constitucional, pero para eso, es decir para hacerle frente al reto, se necesita dignidad, pundonor y amor a su pueblo. Nada más remoto. Y ahí tiene las consecuencias; manifestaciones de repudio y descontento de la ciudadanía por lo nada hecho durante su administración. Y ni que decir de lo que ahora los propios empleados del gobierno municipal reclaman a las puertas del palacio como adeudos en sueldos de la policía auxiliar o el caso del cierre de vialidades como la calle del rastro en la zona norponiente de la capital precisamente donde se encuentran instalaciones municipales que concentran camiones de volteo y maquinaria y dotan de combustible a las unidades del municipio.

 

Mientras esto escribía, estuve tentado a hacer una revisión aunque fuera somera para citar algunos otros actos de desaseo por parte de los alcaldes salientes, empero caí en cuanta que sería ocioso a estas alturas del partido. Entenderán. Mi interés de poner en blanco y negro el tema de las ausencias que iniciarán mañana mismo, es que ahora quienes los relevan, en un buen de éstas y éstos entrantes, no inspiran confianza ni que las cosas, remotamente, vayan a cambiar de signo y esencia. Porque como publicara un compa periodista del estado de Puebla hace un par de años con motivo, precisamente al relevo de las autoridades municipales, consideró y creo con gran acierto, sobre las tres prioridades de los candidatos a las municipalidades y cito: 1.- cambiar de carro; 2.- cambiar de casa y; 3.- cambiar de mujer. ¡Claro!, de entre otras muchas pequeñas prioridades agregaría. Así pues hoy, hoy, hoy, asistiremos al relevo en las 122 presidencias municipales a lo largo y ancho de la entidad (excepto dos que ya nombró el congreso concejos) y una vez más, asistiremos al recuente de las infamias. ¡Me queda claro!

 

Ya de salida

 

Comento rápidamente; pues ayer estuvo por acá el presidente Enrique Peña Nieto para hacer el anuncio de la Ley que pondrá en marcha el ambicioso programa de las Zonas Especiales Económicas que consideran a tres de las entidades más pobres y rezagadas del país; Guerrero, Oaxaca y… adivine adivinador ¡Chiapas por supuesto! Pues allá anduvo en la Perla del Soconusco, la bella Tapachula de Córdova y Ordoñez, y que en el mediano y largo plazos vendrán a hacer un detonador del crecimiento y por ende bienestar de sus pobladores. No les compartiré el texto de lo dicho que estoy cierto, si lee este entuerto, es asiduo lector de noticias. Doy por hecho. Valga sí detenerme en el acto mismo que marca un hito en la historia de este país, al mirar a esta región y en especial a Chiapas, dando un viraje a la política asistencialista que según recuerdo comentó el presidente, solo ha provocado el aletargamiento de sus condiciones de pobreza. Algo así. Sí destaco y tampoco es textual, lo que el gobernador del estado Manuel Velasco Coello planteó en su oportunidad diciendo que a esta parte del país siempre se le había mirado de reojo (yo pondría desprecio) y ahora esto parece empieza a cambiar…// Pues ahí tiene este evento de suyo importante que puede ser o llegar a convertirse, hago votos, en una luz aunque tenue al final del túnel, de agravios históricos no solo de esta zona de nuestra país, sino en especial a nuestra entidad con repercusiones en toda ella. Así sí ¡señor presidente!…//  Y espero mañana ¡nos quede claro! Salu2.