Comentario Zeta: En Chiapas se debe ver el acoso sexual, laboral y el chantaje de calificaciones

Compartir en redes...

Comentario Zeta

Por Carlos Z. Cadena

 En Chiapas se debe  ver el acoso sexual,  laboral y el chantaje de calificaciones

 

En Chiapas, ha alcanzado cifras insospechadas el  acoso laboral y sexual, que muchas veces no se saben, porque no se denuncian, pero cada vez se practica más  estos flagelos o plagas en los centros laborales, donde el fenómeno sigue  inacabable e incesante y que de alguna manera se debe de buscar un ALTO, porque se trata un escenario de alerta máxima  para ayudar a personas que se encuentran en esta vorágine y turbulencia del  trabajo cotidiano y  hasta para salvar vidas.

En Chiapas debe de abrirse un espacio más de análisis y reflexión de las autoridades locales para atender más el problema y buscar los mecanismos adecuados para que no se sigan cometiendo estas barbaridades y salvajadas en contra de mujeres y hasta hombres en los centros de trabajo en el estado de Chiapas. Ni acosos y un escenario del que poco se habla, pero que se ha radicalizado gravemente que es el chantaje de calificaciones por obsequios y regalos entre  malos y  tóxicos maestros y estudiantes.

Son tan comunes las postales en las grandes ciudades de Chiapas, -Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristóbal de las Casas y Comitán- de mujeres que sufren acosos sexuales y laborales, que apunta actualmente a ser un grave problema de urgencia para su atención de parte de las autoridades chiapanecas. En las escuelas de Chiapas, sobre toda la de educación media y superior, (Preparatorias, Colegios de bachilleres, Técnicas, Universidades, Tecnológicos, y muchas más), se viven escenarios graves de acoso sexual y laboral, y algo que pocas veces se ha analizado el tema, el chantaje de maestros que piden dadivas  y regalos por un cambio de “buenas calificaciones”, donde el maestro y estudiante  se convierten en un fenómeno de coacción y chantaje para el cambio de buena calificaciones por  canjes  de botellas de licor, lociones, chocolates, bolsas de dulces,  y hasta pollos rostizados porque ese día eso se le antojo al maestro  comer esta gastronomía.

Hasta ahora poco se sabe de esta práctica de chantaje de maestros en las  preparatorias  y colegios de bachilleres de Chiapas, pero que es tan real y que existe, que hay miles de anécdotas de los estudiantes,  que  hacen “malabares” y sacrificios  para conseguir la cantidades de dinero y comprar el obsequio y regalo  que se le van a dar al maestro, por una calificación académica  aprobatoria. Es  una práctica aviesa y perversa que malos maestros se aprovechan por ejemplo de los días de la amistad y las fiestas navideñas, donde exigen hasta el nombre del licor que quieren o el tipo de chocolates que les apetece. Una práctica despiadada que no se le ha dado un valor agregado al problema de la educación en Chiapas y que debe de ser atraída por la autoridad.

Son tan dramáticas las historias que se cuentan por parte de los estudiantes, que podrían salir muchas novelas para “La Rosa de Guadalupe”, o para  cualquier libro psicosocial  de un buen terapeuta. Chiapas y este es un llamado para los propios diputados locales, y las instituciones como la secretaria de educación o de salud del estado, así como colegios de investigaciones, para enfrentar esta problemática que se ha acentuado en Chiapas sobre los acosos y el chantaje de las calificaciones, porque van encaminados a contrarrestar y neutralizar la educación de por sí ya controvertida de ser la entidad federativa más atrasada del país.

Hace días investigaciones revelaron que recientemente, se han destapado casos de acoso laboral, sobre todo en hospitales e instituciones de salud, lo que incluso ha ocasionado intentos de suicidio, pues las víctimas no encuentran una salida, y no quieren perder su trabajo.  Según la Secretaría del Trabajo, el acoso laboral y sexual se entiende como actos negativos y hostiles realizados por un nivel superior sobre uno inferior de forma sistemática y permanente durante un tiempo prolongado con el propósito de aislar, marginar, y excluir a la persona, atacando en su dignidad, capacidad profesional, vida privada en incluso en sus cualidades físicas y morales. (Siete días).

Esta práctica es una violación a la dignidad de las personas y a sus derechos que debe ser denunciada ante las autoridades para que se definan las acciones a seguir, así como para la denuncia anónima de violaciones a la legislación laboral y se pueda actuar en base a la denuncia que sea expuesta por cualquiera de estos sectores. Las últimas reformas hechas a la Ley Federal del Trabajo marcan que no debe haber acoso laboral en los centros de trabajo, aunque ese tipo de situaciones ya estaban prohibidas desde antes, sin embargo ahora se particulariza y toma en materia laboral, de tal forma que cualquier persona que se sienta acosada en su trabajo puede acudir a esta dependencia.

Tales acusaciones son causa de rescisión de trabajo con causa imputable al patrón o bien, el trabajador puede poner una queja ante la Procuraduría para que se cite al patrón y se ponga solución a ese problema. Incluso, ya tenemos una Norma Oficial Mexicana en donde se establecen las acciones que debe tomar la empresa para evitar el estrés laboral, todo en beneficio del trabajador para un mejor confort, para una mejor salud de los trabajadores.

Señala el diario Siete Días,   que en este sentido, ya se está dando el cambio a no sólo considerar la salud física como antes se contemplaba, sino que ahora también se toma en cuenta la salud emocional, de manera preventiva. Por ejemplo, si un trabajador se enferma, además del perjuicio para el empleado es un daño para la empresa pues baja la productividad, en cambio, si el empleado está contento por salud y salario trabajará mejor y cuidará su trabajo.  Se trata de la NOM-035-STPS-2018, que contempla condiciones del ambiente laboral como excesivas cargas de trabajo y situaciones de violencia hacia los trabajadores como objeto de vigilancia y entró en vigor en su primera etapa el pasado 23 de octubre.

A partir de esta fecha los centros de trabajo deben cumplir con la política, las medidas de prevención, la identificación de los trabajadores expuestos a acontecimientos traumáticos severos y la difusión de la información, mientras que en la segunda etapa que será el 23 de octubre del 2020, se deberá cumplir con la identificación y análisis de riesgo psicosocial. Asimismo, se deberá cumplir con la evaluación del entorno organizacional, las medidas y acciones de control, la práctica de exámenes médicos y los registros; los trabajadores también tendrán la obligación de observar las medidas de prevención y en su caso de control, abstenerse de realizar prácticas contrarias al entorno organizacional favorable y actos de violencia laboral.

El propósito de la Norma es modificar la forma en que se realizan las actividades para que se tengan mejores condiciones de trabajo, lo que deriva en la protección del trabajador, quien debe tener una condición de trabajo digno. La Norma aplica en todos los centros de trabajo del país, con obligaciones diferenciadas por el número de trabajadores en cada uno de ellos; es decir, donde laboran hasta 15 trabajadores, entre 16 y hasta 50 empleados y donde trabajan más de 50 personas. De acuerdo con la OMS, los padecimientos mentales del personal laboral cuestan 2 mil 500 millones de dólares anuales, y se prevé que para 2030 la cifra se eleve a los 6 mil millones. Dixe.

 

Compartir en redes...