REPUDIO AL GOBIERNO MORENISTA DE RUTILIO ESCANDÓN Y FISCAL JOSÉ LUIS LLAVEN; MÉDICOS EXIGEN LIBERTAD DE GRAJALES YUCA, EN CHIAPAS

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exterior

• Mientras que la impunidad es absoluta para familiares del gobernador, al médico le arman una denuncia y en menos de una semana lo apresan
• No se descarta que este metida la mano del secretario de Salud, José Cruz Castellanos, porque le pararon los moches en el ISSTECH

Por Pedro Pablo Jaramillo/Tuxtla Gutiérrez, Chis.- En Chiapas, la justicia se sigue vendiendo al mejor postor. Mientras que los criminales y familiares del gobernador morenista Rutilio Escandón Cadenas, gozan de impunidad absoluta, una vez más la Fiscalía del Estado hace el trabajo sucio para proteger a sus amigos y meter en prisión a los ‘incomodos’.
Personal de salud, familiares y amigos salieron a marchar este martes en apoyo al doctor Gerardo Vicente Grajales Yuca, que actualmente se encuentra en “detención preventiva” tras la denuncia hecha por Karen Ramírez Molina debido al presunto delito de abuso de autoridad.
La controversia tuvo origen en la muerte de uno de los pacientes del médico chiapaneco el pasado siete de julio. Se trata de Miguel Arturo Ramírez López, líder del partido local Mover a Chiapas, quien falleció en el interior del nosocomio del ISSTECH, lo que motivo que su hija presentará una demanda contra el médico, en una acción de venganza.
De inmediato la Fiscalía a cargo de José Luis Llaven Abarca, agilizó las ‘investigaciones’ y en un tris obtuvieron orden de aprehensión en contra del galeno.
Con esta acción, la exdiputada suplente del Verde Ecologista Karen Alejandra Ramírez Molina, hija del finado político, revivió episodios vergonzosos de los más de 20 años que su padre anduvo en la política mientras fue priista, panista y verde ecologistas.
Le recordaron, por ejemplo que fue cómplice, como diputado del endeudamiento del estado y el quebranto que sufrió precisamente del ISSTECHE, donde perdió la vida.
Otras versiones indican, que en la detención del médico hay un mar de fondo, como el pleito entre el ahora acusado y el secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellano, derivado de la disputa de ganancias (moches) en laboratorios y empresas proveedoras de insumos para pacientes de Covid-19.
Es ampliamente conocido el negocio que con la salud hace el tabasqueño avecindado en Chiapas, y que hoy humilla a todo el personal de salud con sus sandeces.

LA DEFENSA


María Fernanda Ochoa Esquinca, esposa del acusado, señaló que la carpeta de investigación indica que el urgenciólogo había solicitado medicamentos a los familiares del paciente, pero no hay ninguna receta firmada por él.
Tras la demanda presentada por el extinto líder del partido, nunca se llamó a comparecer al galeno ante el Ministerio Público, por el contrario todo se llevó a cabo con tal celeridad que sorprende hasta los más osados investigadores del FBI.
Claro está la confabulación se dio desde el gobierno del estado, la Fiscalía y ni se diga del Poder Judicial.
“¿Por qué lo tienen encerrado, no es delincuente”, manifestó María Candelaria Yuca, madre de Gerardo Vicente, médico detenido el fin de semana pasado, acusado de forma injusta de abuso de poder.