EL GOBIERNO DE QROO CONDUCE LA ESTRATEGIA SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

  • Al resto de la sociedad le corresponde reducir las emisiones de gases que generan para contribuir a restaurar el deterioro de los ecosistemas que habitan

 

Por Agencias SFAS/Chetumal; Febrero 19.- En la primera sesión ordinaria 2021 de la Comisión Estatal de Cambio Climático del Estado de Quintana Roo que preside el ejecutivo Carlos Joaquín, se presentaron las acciones de mitigación que se están implementando en el Estado en los sectores Agricultura, Silvicultura y otros Usos de la Tierra,  Energía y Residuos, y las acciones de mitigación que el sector académico está realizando para fortalecer el proyecto trayectoria de descarbonización; así como los avances hasta el momento.

El secretario de Ecología y Medio Ambiente Efraín Villanueva Arcos, en la sesión en la que también participaron funcionarios de la administración pública Estatal, expresó: “Contamos con ecosistemas biodiversos y con áreas de cobertura vegetal compacta y bien conservada, que nos hacen figurar entre las entidades más ricas de la nación, en términos de capital biológico y por otra, las condiciones de la fisiografía estatal nos colocan entre los sitios más vulnerables del país en lo que atañe a los impactos generados por el cambio climático global”.

En este sentido –detalló-  el sector gubernamental conduce la estrategia con la que se debe encarar el cambio climático y genera políticas públicas de mitigación y adaptación. Y al resto de la sociedad le toca reducir las emisiones de gases que generan, disminuir el dispendio de energía, encontrar formas ambientalmente inocuas para producir servicios, contribuir a restaurar el deterioro de los ecosistemas que habitan y disminuir la huella ecológica.

Villanueva Arcos añadió que, en virtud del hecho de que la modificación del clima interesa a todas las esferas del quehacer social, atenderla reclama una completa transversalidad.

Será necesario Incrementar en 35% la superficie de conservación forestal con el consecuente aumento de las reservas o acervos de carbono, pasando de 1 millón 895 mil hectáreas bajo esquemas de conservación como áreas naturales protegidas, unidades de manejo para la conservación de la vida silvestre o pago por servicios ambientales, a dos millones y medio de hectáreas en 2030, en concordancia con la Meta 15 de Aichi del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

También nos empeñaremos en disminuir en 50% la degradación de los ecosistemas causada por incendios forestales, pasando de un promedio de 14,000 hectáreas anuales degradadas por incendios (entre 1991 y 2015) a un promedio de 7,000 hectáreas anuales afectadas (2016-2030) a través del manejo integral de fuego.