DISCRIMINA SALUD EN CHIAPAS A JÓVENES; NO HAN SIDO VACUNADOS, PEDIRÁN INTERVENCIÓN DE LA CNDH

 

  • Amenazan con demandar al gobierno morenista de Rutilio Escandón, a su secretario de Salud, José Cruz Castellanos y a Zoé Robledo, este último de quién se dice ha empezado una estrategia en zonas marginadas indígenas para promocionarse con mira a la gubernatura
  • Organizaciones civiles se han sumado en apoyo a los jóvenes que no han sido vacunados por caprichos políticos; violan la ley de la salud pública con estos actos

 

 

Por Agencias SFAS/Tuxtla Gutiérrez, Chis.- En Chiapas hay un evidente manejo político de la vacuna contra el Covid-19, al grado que miles de jóvenes están quedado fuera del esquema de vacunación.

Las autoridades pusieron en práctica fórmulas comerciales del dos por uno, que no resultaron funcionales y que además son discriminatorias, debido a que el Estado está obligado a tomar medidas preventivas y de protección ante amenazas serias al derecho de los individuos

Al aplicar el criterio de llevar a dos personas mayores de 40 años para que un joven mayor de 18 años pueda recibir la vacuna, se violenta la obligación del Estado de respetar, proteger y garantizar los derechos como lo contempla el artículo 1º de la Constitución.

En este momento el gobierno morenista presume el destino de 300 mil vacunas para Chiapas y éstas se están aplicando con criterios discriminantes, que resultan a todas luces violatorios al derecho a la salud.

Se dice que es una estrategia en complicidad criminal con el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas y su secretario de Salud, José Cruz Castellanos, para promocionar la imagen de Zoé Robledo en Chiapas en los lugares marginados en donde se alimenta el voto a través de la cultura de la dádiva.

Los agarran prácticamente como borregos, pues el ante la negativa de varios adultos de acudir a los centros de vacunación, el IMSS dijo que aquellos jóvenes que lleven a dos adultos mayores de 40 años a vacunarse, podrán recibir el fármaco sin importar la fecha.